CUADROS DE MANIOBRA

Si en una puerta, el motor es el músculo, el cuadro de maniobra es el cerebro.

De él depende que nuestra puerta se comporte de manera suave, evitando cierres bruscos, con la consiguiente rotura de marcos, bisagras, etc.